“Hay perfumes frescos como carnes de niños, suaves cual los oboes, verdes como las praderas, y otros, corrompidos, ricos y triunfantes, que tienen la expansión de cosas infinitas, como el ámbar, el almizcle, el benjuí y el incienso, que cantan los transportes del espíritu y de los sentidos.”

BAUDELAIRE